porton automatico

Portones levadizos automáticos para casas prefabricadas

El portón levadizo automático es uno de esos pequeños inventos que han mejorado la vida del hombre. ¿Podríamos vivir sin ellos? Seguramente. Pero no seríamos necesariamente más felices por carecer de estos aparatos.

Su mecánica y funcionamiento es simple. El portón de la cochera cuenta con un pequeño motor –casi siempre será eléctrico–, conectado a la red de la vivienda, que se encarga de levantar el portón y volverlo a bajar. La manera de activarlo puede variar de modelo a modelo y según la edad de la instalación, pero generalmente será algún tipo de mecanismo remoto, como un control remoto de televisor.

Otros sistemas emplean un pequeño circuito fotoeléctrico que, al detectar que el auto se detuvo a cierta distancia de la cochera, abre el portón. Actualmente existen aplicaciones para dar órdenes al portón desde los teléfonos celulares, sistema que a buen seguro no dejará de hacerse cada vez más corriente y que aporta otras ventajas, como poder saber en todo momento con sólo mirar el celular si el portón quedó abierto o cerrado, programar su apertura con la hora de nuestra llegada y otras similares.

Porque la gracia del portón levadizo automático está en poderlo activar sin necesidad de salir del auto. ¿Por qué salir a mojarse bajo la lluvia para abrir el portón de la cochera? ¿Por qué arriesgarse a tener un mal encuentro en una calle oscura al bajar a abrir el portón? Sencillamente, activar el mando a distancia desde el auto y aparcar y desmontar ya dentro de la propia casa.

Los portones levadizos tienen también ventajas estéticas y, por qué no decirlo, de estilo. Una vivienda que tiene instalado un portón levadizo automático se ve moderna y bien equipada. El portón levadizo es quizás el más práctico de los portones de apertura automática para viviendas particulares porque es el que más espacio ahorra al plegarse el portón hacia el techo de la cochera en lugar de bascular hacia dentro o hacia fuera como hacen las hojas de una reja, por ejemplo.

Por todos estos motivos, no sólo los particulares, sino también cada vez más negocios están empezando a adoptar portones levadizos automáticos para sus cocheras o muelles de carga. Todo lo dicho hasta ahora para el portón levadizo automático de una vivienda vale lo mismo para un galpón, una bodega o un almacén de reparto. ¿Por qué tener a un empleado constantemente pendiente de abrir el portón a las llegadas y salidas? ¿Por qué arriesgarse a tener abierta de par en par la puerta más grande, y menos vigilada, del negocio durante toda la jornada? Por ninguna razón si se puede instalar un portón automático levadizo que pueda ser activado por los empleados desde los vehículos de la empresa o desde el interior cuando lleguen visitas, clientes o proveedores.

Es un elemento que no puede faltar en tu casa, el portón levadizo automático aporta dos grandes ventajas que cada día más consumidores demandan: comodidad y seguridad.